Retrasan amparo de Javier Duarte

Reforma

CDMX.- Javier Duarte tendrá que esperar varios meses más de los esperados para que le resuelvan el amparo con el que pretende combatir su condena de 9 años de cárcel por lavado de dinero y asociación delictuosa.

Primero, el amparo pasó de un juzgado a otro por existir una cuestión de antecedentes; después se dictó una sentencia que al poco tiempo fue desconocida y borrada de internet por el propio juez responsable, quien decidió turnar el caso a un homólogo de Zacatecas.

Ahora, el juez de Zacatecas determinó que tampoco es competente para tramitar este amparo porque el acto que reclama, una resolución que impide apelar su condena, es materia de un amparo directo que debe resolver un tribunal colegiado de circuito y no un juzgado.

Lo anterior ha dado lugar a un conflicto competencial que tardará meses en resolver un tribunal colegiado.

Es decir, el sentenciado presentó este juicio de garantías el pasado 7 de noviembre y después de 8 meses, ni siquiera tiene definido si es un juzgado o un tribunal el que debe resolverlo.

Duarte fue sentenciado a 9 años de prisión y al pago de una multa de 58 mil 890 pesos por asociación delictuosa y lavado de dinero, luego de negociar con la Fiscalía General de la República un procedimiento abreviado que, en principio, implicaba su conformidad con el castigo.

Sin embargo, el 3 de octubre apeló la condena, el día 11 del mismo mes se desistió de su apelación y el 15 pidió que se mantuviera vigente la impugnación, alegando que no era su firma la que aparecía en el desistimiento.

El hecho es que el 16 de octubre el juez de control Fernando Payá Ayala dictó un acuerdo en el que tuvo por no interpuesta la apelación.

Por lo anterior, el 7 de noviembre de 2018 el ex gobernador presentó el amparo contra los acuerdos dictados el 11, 15 y 16 de octubre por el juez Payá.

Inicialmente, su demanda fue turnada al Juzgado Décimo Sexto de Distrito en Amparo Penal de esta ciudad, pero el 28 de noviembre éste la remitió al Juzgado Segundo de Distrito en la misma materia, el cual preside Antonio González García, por haber conocido previamente de otro amparo relacionado con el mismo caso.

El pasado 22 de febrero González García dictó una sentencia en la que desechó el amparo por notoriamente improcedente, argumentando que Duarte debió agotar el recurso de revocación, antes de presentar el juicio de garantías.

Fue entonces cuando ocurrió un hecho extraño: el 4 de marzo siguiente esa sentencia fue retirada de la página de internet del Consejo de la Judicatura Federal y la defensa de Duarte fue informada en el juzgado que no había sido emitido ningún fallo al respecto.

Poco después de haber desconocido esa resolución, el 9 de abril el juez González García turnó el caso Víctor Manuel Jiménez Martínez, Juez Segundo de Distrito del Centro Auxiliar de la Novena Región, con residencia en Zacatecas.

Por lo general, los expedientes se envían a los órganos auxiliares cuando tienen exceso de cargas de trabajo.

Fue apenas el 25 de junio cuando Jiménez Martínez resolvió que no era competente para resolver el amparo, sino un tribunal colegiado.

«Dada la propia naturaleza de los autos reclamados en que se tuvo al aquí quejoso por desistido del recurso de apelación y se dejó firme la sentencia dictada dentro del procedimiento abreviado, debe concluirse que ponen fin al juicio, consiguientemente, se trata de actos impugnables en amparo directo, en términos del artículo 170 de la Ley de Amparo», resolvió el juez Jiménez.

Ahora, el tribunal colegiado responsable del conflicto competencial tardará otros meses sólo para resolver si el caso lo lleva otro órgano similar o el juzgado auxiliar.